4 razones de peso por las que es el momento idóneo para invertir en PYMEs españolas

TiEMPO DE LECTURA
3 minutos

Te damos 4 principales motivos por los que ahora es el momento perfecto para invertir en pequeñas y medianas empresas de nuestro país.

September 7, 2021
4 razones de peso por las que es el momento idóneo para invertir en PYMEs españolas

1.  El fin de la COVID-19 y la recuperación económica

A finales de 2021, España se prepara para dejar atrás la COVID-19, con el fin de las últimas restricciones. Esta pandemia, que ha causado estragos a todos los niveles, parece que cada vez va quedando más atrás y, esta vez, de manera definitiva. Esto dibuja un horizonte esperanzador desde el punto de vista de la economía y las posibilidades de las pequeñas y medianas compañías de nuestro país.

La reapertura de los negocios, el fin de las limitaciones de horarios y aforos y la recuperación del sector turístico y del ocio son factores clave que, en los próximos meses, supondrán un impulso crucial para la economía en general, y para las PYMEs en particular, tras un período tan oscuro como el que se inició en marzo del año pasado.  

Las principales instituciones económicas a nivel mundial, europeo y nacional prevén un fuerte crecimiento macroeconómico en España para este año y el que viene (por encima del 5% en ambos casos). Ello supondrá una recuperación de la demanda, y en consecuencia de los beneficios empresariales, así como una reactivación de la economía en su conjunto. 

En un país en que las PYMEs suponen el 99,8% del total de empresas y generan algo más del 62% del Valor Añadido Bruto, y en el que han sido las grandes damnificadas por el impacto social y económico de la COVID-19, así como de las restricciones, estas previsiones suponen un panorama muy favorable para la inversión.

2. La digitalización

Otro impacto de la COVID y, que a la vez presenta una oportunidad, es que ha obligado a muchas empresas a reinventarse; la creciente digitalización del tejido empresarial. 

Desde el teletrabajo y las comunicaciones virtuales, a la aceleración de dinámicas que se venían dando desde hace años, así como nuevas maneras de relacionarse con clientes o proveedores, y de realizar cualquier tipo de transacciones (también de compraventa o búsqueda de socios). Los nuevos tiempos suponen nuevos retos, pero también nuevas posibilidades, en todos los sentidos y, en particular, en cuanto a eficiencia y a nivel de costes.

Estas residen en el hecho de que muchas pequeñas y medianas empresas estan utilizando las múltiples herramientas que nos ofrece la tecnología moderna para enfrentarse a sus realidades, con tal de sobrevivir y para crecer.

Son necesarias inversiones para agilizar procesos internos, y en las relaciones con terceros, así como para aportar transparencia, ofrecer productos y servicios innovadores y, en general, enfrentarse a la competencia del mercado. A la vez, esto permite una mejor adaptación al cliente, abrir nuevos mercados u ofrecer nuevos productos; en definitiva, nuevas oportunidades de negocio y, en consecuencia, oportunidades de inversión.

3. Fondos europeos: 1.000 millones de euros para reflotar a PYMEs, 3.500 millones para digitalizarlas 

Por un lado, se están lanzando ya los planes para inyectar el dinero de los fondos europeos en la economía española y utilizar este empujón para modernizar a muchas empresas. Entre la variedad de planes dirigidos a la reactivación y modernización de la economía española tras la crisis generada por la pandemia, hay algunos dirigidos específicamente a PYMEs. La idea es que se empiecen a ingresar estos fondos a partir de 2022, y que la mayoría de las solicitudes se empiecen a tramitar este año.

El plan es destinar unos 3.500 millones de euros a ayudar a la digitalización y el impulso de soluciones tecnológicas de última generación, como herramientas de inteligencia artificial, en las compañías medianas y pequeñas. Esto puede suponer una gran ocasión para mejorar la eficiencia de la empresa y ayudar a su recuperación o expansión.

Otro ámbito del Plan de Recuperación del Gobierno, en coordinación con la Comisión Europea, es un plan para recapitalizar PYMEs. El objetivo es entrar con dinero público en empresas viables, pero agonizantes por la pandemia, con el objetivo de reflotarlas. ¿La fuerza para hacerlo? 1.000 millones de euros. 

Aún quedan 770 millones por asignar, en el plan gestionado por la Compañía Española de Financiación del Desarrollo (Cofides), que se pueden solicitar en forma de ayudas hasta el 31 de diciembre, aunque Bruselas está sopesando prorrogarlo seis meses más. 

Esto supone una buena razón para invertir en el tejido empresarial español que, como el europeo, es mayormente PYME, ya que, si el plan logra, aunque sea de manera parcial, sus objetivos, se logrará sacar a flote a un número considerable de empresas. 

Este resultado no es exclusivamente positivo para estas, sino para todas las que las rodean, en una especie de “efecto dominó” a nivel macroeconómico (un efecto similar al llamado “multiplicador keynesiano”). 

La razón es que seguirán comprando a otras PYMES, y contratando sus servicios, y emprendiendo proyectos de manera conjunta y, si recuperan su actividad y crecimiento hasta niveles “pre-COVID”, es probable que se conviertan en clientes de nuevas empresas, y empiecen a necesitar otros servicios, y así sucesivamente. ¿El resultado de todo ello? Nuevas y atractivas oportunidades de inversión.

4. Potencial

Un motivo clave que supone un punto a favor de la inversión en pequeñas y medianas, es que estas tienen un potencial de crecimiento muy superior al de grandes empresas.

Invertir en empresas cotizadas del IBEX-35 es mucho más fácil y accesible que invertir en una compañía, por ejemplo, de tamaño mediano del sector agroalimentario. 

Esto se debe a la dificultad para obtener información, la falta de acceso y conocimiento de las partes implicadas, la opacidad del sector de la inversión en este tipo de empresas, la gran fragmentación de actores para este tipo de inversiones y otra serie de problemas que suponen que sea más costoso y lento. 

A pesar de estos inconvenientes, a los que queremos dar respuesta desde Deale, hay una gran ventaja: es mucho más común ver crecimientos exponenciales y grandes rendimientos (en ROI, ROE y el resto de los indicadores financieros) en PYMEs que en grande empresas, ya consolidadas, que lo tienen mucho más difícil para crecer, precisamente por su gran tamaño. 

Descargar Teaser
OTROS POSTS RELACIONADOS

Mitos y leyendas del Private Equity

December 1, 2023
El cierre del grifo bancario y/o el encarecimiento de la financiación tradicional ha ido forjando nuevas figuras de financiación alternativa para las pymes. Otra conocido como capital riesgo, hoy el private equity es uno de los mecanismos más empleados para hacer crecer a las empresas.
Icono reloj
3 minutos

¿Cuáles son las principales vías de financiación para las PYMEs?

September 20, 2022
La financiación se ha convertido en uno de los aspectos más importantes en el sector de las PYMEs. Es fundamental que las empresas dispongan de la liquidez necesaria para llevar a cabo su actividad y puedan adaptarse a los constantes cambios del mercado con éxito. Os explicamos cuáles son las principales vías de financiación para las pequeñas y medianas empresas, sus requisitos y las ventajas de cada una.
Icono reloj
4 minutos